viernes, 31 de diciembre de 2010

#8.


El MMX entró demasiado bien, y termina bastante mal. Pero no son los extremos los que definen un todo. En este bloque de momentos han pasado muchas cosas, que, buenas o malas, han definido un trozo de nuestra vida. El invierno entró bien, la primavera fue dudosa, el verano frenético, el otoño fue de reencuentros y cambios, y este nuevo invierno está siendo demasiado frío. “Ante el mal tiempo, buena cara”, suelen decir. Qué difícil se me antoja. Solo quiero que las cosas vuelvan a su sitio. Tengo dos propósitos en este año que entra. Uno no viene a cuento, y el otro es no dejarme engañar nunca más. Y menos por las mismas personas de siempre. Al menos te tengo a ti. Gracias por querer pasar un 2011 conmigo. Por si no lo sabías… te quiero.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada